Historia

En marzo de 1979 se reunieron en Lima, Decanos y profesores universitarios de 27 Facultades de Comunicación Social, básicamente de los países andinos (Bolivia, Colombia, Chile, Ecuador, Perú y Venezuela) y de algunas universidades de Argentina, Brasil y México. Se hizo posible efectuar así el Primer Encuentro Latinoamericano de Facultades de Comunicación Social, en donde un grupo de destacados académicos intercambiaban experiencias por primera vez y buscaban formas de diálogo y acción común. Sin embargo no se tenían aún claros los mecanismos que pudiesen facilitar aquello que ya se sentía necesario: la integración y la cooperación horizontal.

En el transcurso de las deliberaciones se concretaron dos niveles de acción que se orientaban a esos objetivos: por un lado, la creación de Asociaciones Nacionales como núcleos dinamizadores de la cooperación horizontal entre las Facultades de Comunicación de cada país y a un segundo nivel, se vio necesario impulsar también la creación de una Asociación Latinoamericana de Facultades de Comunicación. Para ello se decidió la constitución de una Comisión Organizadora, con un representante por cada uno de los nueve países presentes en dicho evento.

La Comisión tuvo su primera reunión técnica en Caracas (diciembre de 1979) y la segunda en Quito (marzo de 1980), en donde se elaboró y ajustó un anteproyecto de Estatutos de la Futura Asociación. Paralelamente se iban integrando al proyecto dos Asociaciones Nacionales muy representativas: el CONEICC de México que agrupaba a 14 Facultades de Comunicación de ese país y la ABEPEC del Brasil que integraba a 24 Facultades asociadas a nivel nacional.

Igualmente se constituían también Asociaciones Nacionales en Colombia con 8 Facultades asociadas en esa fecha y Perú hacía lo mismo con 4 Facultades asociadas y 2 como observadoras del total de 6 Facultades dedicadas a esta especialidad. Un dato significativo a este nivel lo podemos encontrar en la Asociación Peruana que ofreció igualmente a la Universidad Católica de La Paz (la única que se dedicaba a la enseñanza de la comunicación en su país) su integración como miembro fraternal permanente de esta Asociación.

Finalmente se constituyó también una Asociación Subregional en Centroamérica, que incluía en esa fecha a seis países: Costa Rica, El Salvador, Honduras, Guatemala, Nicaragua y Panamá. Y estaban por integrarse República Dominicana y Puerto Rico.

En Argentina, Paraguay y Venezuela se trabajaba también en la creación de sus respectivas Asociaciones Nacionales, con lo que se cumplía casi en su totalidad con la integración de base a nivel nacional o subregional. Ello abrió óptimas condiciones para la organización a nivel latinoamericano.

Y es precisamente este hecho de la ya específica existencia de un importante número de Asociaciones, lo que provocó que con motivo de efectuarse en Lima el Segundo Encuentro Latinoamericano en noviembre de 1980, se volviera a reunir la Comisión Organizadora y decidiera dejar de lado la idea de una Asociación para empezar a trabajar con la propuesta de creación de una Federación Latinoamericana.

En Lima se acordó también aplazar hasta el mes de octubre de 1981 la realización del acto constitutivo de la Federación (acuerdo final Nº 4), con el propósito de difundir ampliamente dicha propuesta. Igualmente se decidió allí otorgar a Venezuela la sede del Tercer Encuentro Latinoamericano, con el objeto de constituir la Federación.

En abril de ese año se realizó la 4º reunión técnica de la Comisión Organizadora de la Federación Latinoamericana en la localidad de Melgar (Colombia), con el propósito de recoger las sugerencias presentadas en cada país alrededor de la propuesta de la Federación. Dicha reunión fue ampliada a la totalidad de los países de América del Sur, con el representante de la Asociación Centroamericana y con el delegado de México. En esta ocasión los delegados nacionales aprobaron un proyecto definitivo de Estatutos que debía ser sancionado finalmente en el plazo señalado (octubre de 1981) y con ocasión de efectuarse el Tercer Encuentro en Caracas – Venezuela.

Los doce representantes nacionales y del área centroamericana elaboraron junto con los Estatutos un conjunto de normas y procedimientos que los países comprometidos en el proyecto consideraban necesarios para el adecuado desarrollo del Tercer Encuentro Latinoamericano. Dichas normas sancionadas por unanimidad, apuntaban básicamente a dejar establecidos los términos de la representación y formas de votación durante el futuro evento y debían de formar parte del reglamento general que sería elaborado por los compañeros venezolanos.

Para estos acuerdos los delegados tomaron como base documentos presentados por algunos países y uno específicamente para este aspecto presentado por la Asociación Peruana.

En junio del presente año se efectuó en Caracas una reunión del Comité organizador del Tercer Encuentro Latinoamericano, con asistencia del representante de la Comisión Organizadora de la Federación (Joaquín Sánchez, Decano de la Facultad de Comunicación de la Pontificia Universidad Javeriana) y del presentante de la Fundación Konrad Adenauer (Hugo Osorio, Director General del Proyecto Latinoamericano de Teleducación). En dicha reunión los miembros venezolanos del Comité organizador del Tercer Encuentro, luego de una prolongada sesión de trabajo, estimaron que era preferible postergar su organización en la medida que no estaban dadas aún las suficientes condiciones para efectuar el evento y declinaron a su organización.

Luego de la reunión de Caracas el representante de la Comisión Organizadora de la Federación y el representante de la Fundación Konrad Adenauer iniciaron consultas destinadas a recoger la opinión de los diferentes representantes nacionales acerca de la conveniencia de efectuar una 5º reunión técnica o bien la de convocar al Tercer Encuentro Latinoamericano, lo que en definitiva condujo a organizar una 5º reunión técnica ampliada de la Comisión Organizadora. Dicha reunión debía de cumplirse, como así ocurrió, en la localidad de Melgar en Colombia (octubre de 1981) y a ella asistieron los miembros de la Comisión Organizadora, presidentes de Asociaciones Nacionales, un representante por cada país de Centroamérica y algunos otros decanos que vienen impulsando el proyecto en sus respectivos países.

A Melgar asistieron 15 países y otros 2 dejaron expresa constancia de su intención de integrarse a este esfuerzo en el plazo más breve posible. Venezuela y Ecuador declinaron su participación en este evento, aunque hicieron conocer también su intención de no apartarse de la propuesta de integración.

Los delegados asistentes a Melgar decidieron por unanimidad la creación de la Federación Latinoamericana de Asociaciones de Facultades de Comunicación Social y acto seguido se instaló la Asamblea Constituyente en la que se redactaron y aprobaron los Estatutos. Finalmente procedieron a la elección del Consejo Directivo y Organismos de dirección.

Es importante anotar aquí el destacado rol que ha cumplido la Fundación Konrad Adenauer en todo este proceso de organización de las Facultades de Comunicación Social en América Latina. Todos los eventos internacionales señalados en esta reseña y gran parte de los seminario nacionales han contado con el auspicio de la Fundación Konrad Adenauer que hizo posible este encuentro vital de los académicos de la comunicación en el continente.

Precisamente por ello los miembros fundadores de la Federación acordaron por unanimidad el otorgarle a dicha Fundación el rango de miembro fundador, en su condición de honorario y con el agregado de benemérito, con lo que se buscaba distinguir especialmente su participación.

Del mismo modo, los delegados asistentes a la Asamblea Constituyente de FELAFACS consideraron que en la misma perspectiva de mantenimiento de la independencia de la Federación era necesario igualmente establecer relaciones y convenios con otras Fundaciones, Organismos e instituciones que pudiesen contribuir también al logro de los objetivos de FELAFACS, por muy diferentes que sean los puntos de vista que en ellas se manejen. En otras palabras se consideró que la posibilidad de nuclear a todas las Facultades de la región sólo estará efectivamente garantizada en la medida que los miembros y directivos seamos capaces de fortalecer un Foro (FELAFACS) en el que todas las opciones y tendencias se sientan consideradas con el más sincero respeto y en donde no debe existir excepción para ningún país o Facultad de Comunicación Social de América Latina.

Quedó creada así la Federación Latinoamericana de  Facultades de Comunicación Social.


Boletín de noticias

Aliados

Enlaces Rápidos


FELAFACS

Sitio coordinado por:

Sede Presidencia y Secretaría Ejecutiva de FELAFACS:


Circular 1 No. 70 – 01, campus universitario UPB Laureles, Medellín (Colombia).
Bloque 7, oficina 504.
Teléfono: +(57) 448 8388 Ext. 12411
Correo electrónico de FELAFACS:
comunicaciones@felafacs.org