La Educomunicación:

Un desafío para las Facultades de Comunicación

Ismar de Oliveira Soares

La relación entre la Comunicación y la Educación está en el centro de los debates en torno a la renovación de las relaciones sociales en países como los Estados Unidos. El tema de las políticas de la comunicación, de la  influencia de los medios y de la apropiación de los recursos de la información por niños y adolescentes llevan a la creación de un gran número de instituciones en todo el país, destinada a investigar y a prestar asesoría tanto a los grandes medios cuanto al sistema educativo. Un nuevo profesional, llamado Media Educator, gana reconocimiento y legitimidad social.

Pero, tanto en los Estados Unidos cuanto en América Latina las Escuelas de Comunicación, cuando confrontadas con el problema, tienen dificultad de situarse y prefieren mantenerse alejadas del debate. Con tal actitud, dejan de prestar un inestimable servicio para la renovación tanto de la Comunicación cuanto de la Educación en la sociedad contemporanea.

1. La naturaleza política de la interrelación Comunicación/Educación

La Educación se entiende a sí misma como investida con la función y el deber de transmitir el conocimiento y de orientar la conducta de las nuevas generaciones. La sociedad la mantiene bajo rígido control, a través de los paradigmas pedagógicos, de los currículos y especialmente de un regulado presupuesto financiero.

A la Comunicación, se le garantiza la libertad para crear. Se le acepta su naturaleza fragmentaria y dispersiva, así como la naturaleza mercantil de su producción. A través de grande inversiones, los Estados y la iniciativa privada le ofrece la indispensable infraestructura tecnológica, lo que le permite presentarse ante sus audiencias con irresistible capacidad de seducción.

Distintos en sus funciones sociales, un histórico confronto opone los campos de la Comunicación y de la Educación. Esto se verifica a través de una actitud de mutuo rechazo y mutuo desconocimiento (los profesionales de cada campo simplemente ignoran la esfera de atribuciones y la labor de los trabajadores del otro campo). Eso explica la dificultad de las Facultades de Educación y de Comunicación de introducir contenidos entendidos como propios del otro campo en sus propios espacios.

2. La naturaleza estratégico-operacional de la interrelación

Los dos campos se confrontan también a partir de una perspectiva “estratégico-operacional”, con la posibilidad de aplicación a la educación (tanto presencial cuanto a distancia) de las mismas tecnologías que, desde hace tiempos, garantizan la infraestructura y el éxito de la comunicación.

Las distintas tecnologías de la información llegaran a la educación, en América Latina, siempre con algunos años de retrazo con relación a su aplicación al mundo de la industria y e de la comunicación. Este retrazo en la incorporación de los recursos, productos y procesos tecnológicos se explica, entre otros motivos, por el hecho de que la propia escuela es, ella misma, una tecnología. Efectivamente, la escuela – con sus jerarquías, sus normas, sus contenidos, sus formas de evaluación, sus maestros y sus alumnos – tiene una tradición de difícil convivencia con otras formas de producción y divulgación del conocimiento, especialmente por el miedo de total desintegración estructural, causando la pérdida de control del proceso de enseñanza por parte de los que están en el cumbre de la pirámide das relaciones educativas.

  3. La búsqueda de una síntesis

Pero las mismas razones que hasta hoy han llevado la Educación y la Comunicación a distanciarse facilitan, hoy, los caminos de aproximación.

En verdad, nos enseña la Historia que la Educación y la Comunicación son frutos de la racionalidad moderna, hijas del Iluminismo. Fueron establecidas para cumplir tareas distintas y muchas veces aparentemente contradictorias. La post-modernidad, con la valoración de la subjetividad y el reconocimiento de la existencia de múltiples formas de construcción del conocimiento, terminó por legitimar la perspectiva educativa del sistema de medios: los medios educan tanto cuanto (o más aún) que la familia y las clases escolares.

Por otra parte, el rápido desarrollo de las tecnologías y la facilidad con que son introducidas en el interior de las escuelas han facilitado tremendamente su adopción. Y, lo más importante: su adopción, en muchos casos, se hace a partir de una perspectiva emancipatoria, constructivista y colaborativa.

A su vez, la experiencia humana de cuantos a lo largo de las últimas décadas han dedicado tiempo y esfuerzo personal en torno al tema de la educación para los medios, está contribuyendo para una transición entre el “confronto” y la “construcción de puentes”. A estos profesionales, en la línea de Mario Kaplun, les designamos “Educomunicadores” .

4. El desafio para las Facultades de comunicación

Pero ¿Que so significa, Educomunication? Significa asumir la educación, ella misma, como um processo comunicatico que necessita ser construído, analisado y revisado permanentemente. Como proponen autores latinoamericanos como Francisco Gutiérrez y Daniel Prieto, hay que “educar para la incertidumbre”, permitiendo a las nuevas generaciones que asuman, ellas mismos, en sus manos la construcción de un nueva sociedad. A la educación le correspondería, por esta manera, proponer una nueva racionalidad y un nuevo sentido para las prácticas comunicativas.

Frente a esta perspectiva y a los profundos cambios de paradigmas a que asistimos hoy, habría que preguntarnos: ¿Cuál podría ser la contribución de las Facultades de Comunicación de América Latina para ampliar el debate en torno al tema y para formar profesionales adecuados a la nueva realidad?

 

Para enviarnos su contribución, sea tan amable de llenar el formato
de grupos de discusión.


nombre = Karina Olarte

institucion = Universidad Católica Boliviana

ciudad = Tarija - Bolivia

cargo = Docente

email = kolarte@mixmail.com

comentario = La Educación desde una perspectiva Comunicativa

Desde un criterio y concepción amplio y crítico sobre lo que es educación, podemos inferir que se trata de un proceso que indudablemente requiere y se inscribe dentro de un proceso más amplio que es la comunicación. No sólo desde la actividad de los medios de comunicación masivos, sino desde la perspectiva misma del desenvolvimiento individual y colectivo.

Asumimos a la vez que nuestras carreras de comunicación deben redefinir su rol de institución educadora en un rol que conviva dentro de una comunicación centrada en la educación, lo cual nos lleva a concebir un profesional no sólo comprometido en desempeñar un trabajo de excelencia dentro de los medios de comunicación, en el área de la publicidad, las relaciones públicas, o los medios audiovisuales, sino que impregne en su labor cualesquiera sea el área un valor educativo a su trabajo.

Para ello, lo importane es transversalizar el sentido de educación entre el plan curricular que presentan las facultades. Es partir desde la propia concepción de educación en su relación con la comunicación el norte de una labor co - responsable. Un reto que deben asumir tanto docentes como estudiantes, pasando por la misma institución educativa.


nombre = Marco Villarruel

institucion = CIESPAL

ciudad = Quito,Ecuador

cargo = Jefe de Formacion Profesional

email =    

comentario = Le Educomunicación como disiplina ha entrado al Ecuador a través de una maestría que se dicta en Quito, pero se puede constatar que aún se requiere mucha reflexión porque existe confusión en su relación con la comunicación educativa o el uso instrumental de los medios en la educación.

En este sentido es menester revisar las prácticas y comprometerse a realizar la difusión de docuemntos básicos.

Qué les parece el documento de Martínez-de-Toda sobre la precisión de lo que es la Educomunicación a partir exclusivamente de la "Educación para los Medios"?

MArco Villarruel Quito Ecuador

CIESPAL